OVD - Tucumán
06/08/2020

Mensaje de agradecimiento de una mujer india por la intervención de la OVD de Tucumán

La denuncia se inició en 2017 en el Juzgado de Familia de la VI Nominación por malos tratos y una situación de indignidad que rozaba el estado de esclavitud. Hoy, desde su país natal, la mujer destacó: ¿la Justicia argentina me enseñó a confiar en mí y a no perder la fuerza¿

   
   
Imprimir
Imagen que acompaña nota

Desde la India, una mujer envió esta semana un video de agradecimiento a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán por la asistencia brindada por el sistema judicial argentino frente a una denuncia por violencia doméstica contra su marido y su cuñado.

La mujer llegó a nuestro país en 2016 para radicarse en Trancas, junto con su marido y su hija. Apenas instalados comenzaron los malos tratos por parte de su esposo y su cuñado. De acuerdo con los registros de la Justicia, los hombres colocaron a madre e hija en una situación de indignidad, con tratos que rozaban la esclavitud. Con la ayuda de una vecina, realizó la denuncia en el Juzgado de Paz de Trancas. Allí fueron recibidas por su titular, la Dra. Marina Castro, quien de inmediato activó el sistema de protección a la víctima.

El caso fue derivado a la OVD de San Miguel de Tucumán, a cargo de Marta Palazzo, ya que, en aquel momento, aún no se había inaugurado la OVD de Trancas. Luego, acompañada por las distintas unidades judiciales, pudo presentar la denuncia en el Juzgado de Familia de la VI° Nominación, a cargo de la Dra. Claudia López.

Una vez radicada la denuncia, la magistrada dictó las medidas judiciales de protección. La víctima fue asistida por distintas unidades del Poder Judicial y del Ministerio Público Fiscal: recibió asesoramiento letrado y el acompañamiento para el dictado urgente de las medidas de protección y para iniciar el trámite de divorcio y alimentos. Mientras tanto, la Justicia arbitró los medios para que pudiera mudarse a casa de sus vecinos. Para ese entonces, ya se encontraba en funcionamiento la OVD de Trancas, que la asistió de forma permanente.

A fines del año pasado, la mujer tomó la decisión de volver a su país, lo que hizo con autorización judicial.

La Dra. Castro, jueza de Trancas, destacó que “esta historia pone de manifiesto el trabajo coordinado e interdisciplinario. Diferentes oficinas, en distintos lugares, pueden con sensibilidad, humanidad y perspectiva de género sortear todos los obstáculos”.