OVD Fallos
17/02/2021

Ciberviolencia contra la mujer

La Justicia civil prohibió a un hombre difundir imágenes del acto sexual que había sido filmado sin el consentimiento de la víctima

   
   
Imprimir
Imagen que acompaña nota

El Juzgado Nacional en lo Civil n.° 38 le prohibió a un hombre difundir, divulgar, mostrar o exhibir en medios de comunicación (gráficos, radiales, televisivos, internet o redes sociales) videos de contenido sexual que fueron grabados sin el consentimiento de la mujer con la que el imputado había mantenido una relación. También se ordenó la entrega del video y su destrucción total.

El tribunal advirtió que “las denominadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han extendido al mundo virtual las formas de agresión psicológica y toda manifestación de control más allá del mero contexto físico”. Esta situación genera “una nueva forma de violencia contra las mujeres relacionada con el alcance cada vez más amplio de internet, la rápida propagación de la información móvil y el uso generalizado de las redes sociales”.

Para evitar la difusión de las imágenes, el juzgado otorgó una medida cautelar con el objeto de proteger los derechos personalísimos de la mujer (art. 26 y stes. de la Ley 26485 y art. 4 de la Ley 24417). La medida tomada incorporó la perspectiva de género a partir de elementos aportados a la causa relativos a violencia simbólica y mediática, expresó el fallo.

Nuevos tipos de violencia: el ciberacoso

Este nuevo tipo de violencia es denominado hoy violencia de género digital, ciberviolencia contra la mujer y e-violencia y “refleja una jerarquía de poder entre el agresor y su víctima, subordinación de la mujer y aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad”.

Existen diversas formas de ejercer ciberviolencia contra la mujer, entre las que figuran el ciberacoso, la pornografía no consentida, el denominado “revenge porn”, los insultos y el acoso por motivos de género, la pornografía no solicitada, el llamado “doxing” (difundir públicamente datos privados de alguien por internet) y el ciberhostigamiento, entre otros.

Estas nuevas modalidades aclara el fallo en una cita a Hugo Vaninetti deben ser entendidas como una manifestación específica que engloba toda violencia psicológica ejercida sobre la víctima a través de cualquier medio tecnológico o electrónico, por parte de quien esté o haya estado ligado a ella por una relación de afectividad, aun sin convivencia, o hacia la mujer en general por su condición de tal.

Y continúa: “La magnitud del daño que se pueda ocasionar encuentra apoyatura en el anonimato que proporciona internet, genera en la víctima una sensación de impunidad y desasosiego frente a la facilidad de difusión y reproducción de contenidos, cuyo acceso puede ser constante, careciendo de horarios y de barreras geográficas (…) Las mujeres víctimas de la ciberviolencia ni siquiera se sienten seguras entre las cuatro paredes de su hogar, pues la tecnología e internet se manifiestan omnipresentes”.

La notificación de la medida fue realizada, a pedido de la actora, a través de WhatsApp para evitar dilaciones y retrasos a raíz del aislamiento social, preventivo y obligatorio declarado en nuestro país.